Cómo: Limpiar su refrigerador


Si tu cocina está impecable, no dejes que tu nevera la estropee. Use esta guía para limpiar su refrigerador. Imagen:JadeNinaSarkhel/Twenty20

El año nuevo siempre ofrece un nuevo comienzo. ¿Por qué no aprovechar esta oportunidad para hacer algunas cosas que te ayuden a empezar el año nuevo con fuerza? Esta es una oportunidad ideal para asumir esas tareas que siempre dices que llegarás a algún día . Tareas como tomarse el tiempo para limpiar el refrigerador.

Claro, no es divertido. Sí, llevará tiempo. Y sí, probablemente encontrarás un condimento largamente olvidado cultivando algo que desearías no haber visto. ¡Pero esa es una razón más para saltar sobre él! Cada vez que abras tu brillante y limpia nevera, tendrás una sensación de logro. Además, es probable que acabes despejando un espacio que te sirva para ayudarte en cualquier propósito de alimentación saludable de Año Nuevo.

Entonces, ¿por dónde empezar? Aquí hay una lista rápida que puedes usar para limpiar a fondo tu refrigerador.


Apagar la energía y vaciar la nevera hace que la limpieza profunda sea mucho más fácil. Imagen: BondRocketImages/Shutterstock

Paso uno: desconectar la energía

Necesitarás abrir la puerta de tu nevera durante un tiempo, así que no tiene sentido desperdiciar energía mientras limpias. Desconecta tu nevera o, si no te apetece subir detrás de ella, apaga la energía en la caja de fusibles o en el interruptor de circuito.

Tan pronto como desconecte la energía, abra la puerta del congelador para que pueda empezar a descongelarse. ¡A nadie le gusta tener las manos frías mientras limpia!

Paso dos: transferir el alimento

Si crees que te vas a apresurar en este proyecto, puedes simplemente sacar toda tu comida y ponerla en el mostrador. Pero si tienes una nevera más grande, sabes que la tuya va a necesitar mucha grasa o simplemente no quieres sentirte apurado, coge una nevera. Cargue los artículos altamente perecederos como los lácteos y los productos frescos en la nevera con artículos de su congelador para ganar tiempo.

Ya que estás en ello, saca cualquier pieza extraíble, como estantes de vidrio y cajones de cristal, y ponlas en el mostrador. Dejar que estén a temperatura ambiente antes de empezar a limpiarlas puede ayudarte a evitar las grietas.


¿Dejarías que la gente tomara fotos de tu nevera abierta? Después de esta limpieza, estarás preparando tu propia sesión de fotos. Imagen: Andrey_Popov/Shutterstock

Paso tres: limpiarlo

Aunque podría ser tentador tomar tu Windex y empezar a fregar, no lo hagas. Los limpiadores químicos no deben entrar en contacto con la comida, ni siquiera indirectamente. En su lugar, elige una opción segura para la comida. Puedes hacer una pasta de bicarbonato de sodio y agua para la suciedad adherida (como esa gota de color extraño que se acumula debajo de los condimentos en la puerta). Use un spray de mitad vinagre, mitad agua para su limpieza general. Una toalla húmeda puede ser una gran ayuda para agarrar las partículas de todos los rincones y grietas dentro de su nevera.

Paso cuatro: limpiar los sellos de la puerta

¿Has mirado alguna vez dentro de los sellos flexibles de los bordes de las puertas de tu nevera? Esta es una zona que a menudo se pasa por alto, aunque limpies regularmente tu refrigerador, ¡así que no te lo saltes ahora! Rocíalo con tu solución de vinagre, y luego usa tu toalla mojada para entrar en los pliegues del sello.

Ya que estás en eso, revisa el sello. Si las puertas de tu nevera no están selladas correctamente, tu nevera está trabajando horas extras. Esto acorta la vida útil de tu refrigerador y aumenta tu cuenta de energía, así que vale la pena arreglarlo.


No te limites a limpiar el interior de tu nevera. Limpia las partes removibles y el exterior también. Imagen: bezikus/Shutterstock

Paso cinco: limpiar cajones y estantes

Aunque es tentador tirar los estantes y cajones al lavavajillas, podrían romperse ahí. En su lugar, use las mismas soluciones de alimentos que usó arriba para que queden brillantes. O, si tienes un fregadero suficientemente grande, puedes lavarlos de la misma manera que cualquier otro plato.

Asegúrate de que estos artículos estén completamente secos antes de volver a ponerlos en la nevera. De lo contrario, la humedad atrapada puede crear bacterias, deshaciendo todo el trabajo duro.

Paso seis: limpiar el exterior

¡Ya casi has terminado! Cuando limpies tu refrigerador, no te olvides de limpiar el exterior. Desinfecta las manijas de la puerta, y luego agarra un taburete. Limpia la parte superior de tu refrigerador para mantener tu cocina mucho más higiénica. Limpie las puertas del refrigerador con la solución apropiada (por ejemplo, limpiador de vidrio para las puertas de vidrio del refrigerador, limpiador de acero inoxidable para las puertas de acero inoxidable). Debido a que la comida se queda dentro de la nevera, las reglas de no usar productos químicos no se aplican aquí.


¡Voilà! Una vez que cargues tu comida, tu brillante refrigerador puede convertirse en una fuente de orgullo. Imagen: asbe/Getty Images

Paso siete: recargar la nevera

Ahora viene la parte divertida. Aprovecha esta oportunidad para organizar tu nevera y tendrás muchas más posibilidades de mantenerla limpia. Antes de poner cualquier cosa en la nevera, comprueba la fecha de caducidad. Este es el momento perfecto para asegurarse de que no ha estado guardando ningún producto caducado en el fondo de su refrigerador.

¿Qué consejos y trucos usas cuando limpias tu refrigerador? ¿Alguno de estos te ayudó? Háganoslo saber en los comentarios.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja un comentario